¿Consumes alimentos transgénicos? Conoce de qué te estás alimentando

“¡El tiempo no me alcanza, comeré algo ligero!” “¡Ya estoy cansado de comer enlatados!”, ¿dietas para qué?” Si eres de quienes han dicho alguna de estas frases o las ha escuchado decir, debes saber que debido a los malos hábitos alimenticios, puedes estar consumiendo productos que contienen una gran cantidad de elementos químicos.

Bastante se ha hablado de los alimentos transgénicos, sin embargo, las personas aún no son conscientes del daño que le ocasionan a su organismo cuando ingieren productos a los cuales ni siquiera les miran la tabla nutricional que se encuentra al respaldo de miles de paquetes ¡Sí miles! Que hoy en el mercado mundial se distribuyen sin ninguna restricción.

¿Qué son los transgénicos?

Técnicamente son aquellos que están compuestos por ingredientes que proceden de un organismo a los cuales se les ha incorporado, mediante manipulación genética, un gen de otra especie; esta transferencia le otorga al nuevo producto cualidades especiales tales como un mayor crecimiento y más velocidad en el tiempo de cosecha. Por ejemplo, el trigo suele cosecharse en un lapso exageradamente corto a comparación de una cosecha con una semilla orgánica. De tal manera, que las plantas genéticamente modificadas pueden resistir a plagas, aguantar sequías o resistir a algunos herbicidas.

¿Suena perfecto verdad? Parecería que si el cultivo es más rápido pues mejor para nosotros, hay más alimentos a un costo más económico, ¡pues no! ¡Grave error! porque al consumir estos alimentos se generan en el cuerpo humano efectos secundarios, tales como:

  • Erupciones cutáneas
  • Alergias dermatológicas
  • Hepatitis
  • Cáncer
  • Reducción de la glándula tiroides
  • Alteración de las hormonas sexuales

Es hora de reflexionar

A través de la siguiente encuesta podrás saber si debes cambiar tus hábitos alimenticios de manera radical. Responde con sinceridad y elige una sola respuesta.

¿Consumes a diario alguno de estos productos?

  1. Refrescos light, aguas saborizadas y yogures pasteurizados.
  2. Goma de mascar, salsas de cocina y edulcorantes de mesa.
  3. Frutas, verduras y comida orgánica.

¿Si no dispones de tiempo, qué prefieres comer?

  1. Hamburguesas, perros calientes, carnes procesadas.
  2. Papas de paquete, embutidos y enlatados.
  3. Verduras orgánicas y de cultivos hidropónicos.

¿A la hora de cocinar usualmente utilizas alguno de estos alimentos?

  1. Cremas instantáneas en sobre y salsas de cocina.
  2. Caldo saborizado y potencializadores de sabor.
  3. Productos naturales, sin condimentos, sin conservantes ni preservantes.

¿Dónde prefieres comprar tus alimentos?

  1. En el supermercado de cadena más grande y exclusivo.
  2. En un minimercado.
  3. En tiendas orgánicas y casas de cultivos hidropónicos.

¿Cuál de estos productos consumes con mayor frecuencia?

  1. Maíz y Soja cuatro veces por semana.
  2. Alimentos listos para meter al microondas tales como sopas instantáneas y pastas.
  3. Manzanas, mandarinas, naranjas y arándanos.

¿Cuáles de estos productos almacenas en tu hogar?

  1. Salsas, palomitas de maíz y condimentos.
  2. Margarina, mantequilla de maní y paquetes de alimentos procesados.
  3. Ninguno de los anteriores

¿Cuándo compra vegetales y frutas en el supermercado tienes en cuenta?

  1. El color, la forma y la estética del producto.
  2. El olor y el tamaño.
  3. Ninguna de las anteriores, que esté en buenas condiciones y que su tamaño sea normal.

¡Si elegiste en su mayoría la opción 1 cambia ahora tu alimentación!

Si la mayoría de tus respuestas fueron la opción a, debes cambiar tus hábitos alimenticios de manera radical, ten en cuenta que el consumo frecuente de refrescos light, aguas saborizadas y algunos yogures, al igual que la comida rápida, los enlatados, embutidos, las cremas instantáneas y las salsas de cocina contienen elementos químicos como el aspartame y el glutamato monosódico, componentes que poseen neurotoxinas adictivas, que afectan el sistema neuroendocrino y tienen efectos carcinogénicos (causantes de cáncer).

El maíz y la soja transgénicos son dos de los alimentos que contienen mayores niveles de toxicidad. Ten cuidado con su consumo.

No te guíes por comprar el alimento más ‘redondito’, colorido, ni en el lugar más exclusivo. El color, la forma y el tamaño no importan, lo que realmente tiene relevancia es su sabor. Consume para construir, no para destruir, de tu decisión depende tu salud y la de tu familia.

La opción 2: ¡cambia algunos de sus hábitos!

Si la mayoría de tus respuestas fueron la opción b, comienza a desechar esos productos que no te aportan la energía suficiente para tu bienestar. Bájale al consumo de salsas, paquetes, embutidos y enlatados: cambia las “papitas” y chicharrones, por una fruta fresca o frutos secos. Recuerda que las “sopitas instantáneas”, son muy fáciles de preparar y de consumir, pero difíciles de eliminar del organismo.

Regula tu alimentación y desecha esos alimentos que vienen listos para meter al microondas, observa con calma la tabla nutricional y allí podrás detectar que es un alimento transgénico. Compra preferiblemente en un lugar donde te asegures que los alimentos provienen de zonas en las cuales aún no se utilizan semillas genéticamente modificadas.

¡Muy bien, eres un consumidor excelente, si elegiste la opción 3!

Si escogiste como mayoría de respuestas la opción c, mereces una enorme felicitación, porque estás cuidando tu cuerpo como un templo. Debes estar orgulloso. Te sugerimos empezar a construir tu propio cultivo hidropónico. Además de estar contribuyendo al medio ambiente estás cargando tu organismo de energía, salud y vitalidad. Continúa exigiendo buenos productos y comparte con aquellas personas que por sus malas costumbres están afectando su organismo lentamente.

Recuerda que debes conseguir alimentos nutritivos y sin adulterar, aquellos que en realidad te proporcionen energía. Tienes que empezar a demandar comida más sana y de esa manera podrás solucionar las posibilidades de los agricultores y ganaderos de productos naturales y, desde luego, también la de tu entorno. En tus manos está cambiar tu alimentación, procura consumir para construir, no para destruir.

Enlaces relacionados:

http://regeneracion.mx/causas-justas/12-peligrosos-productos-creados-por-monsanto/
http://www.youtube.com/watch?v=hX6Xkbn_Hp4 “Food Inc”
http://www.youtube.com/watch?v=MEHMt7sOYJU “Comida chatarra “

Mensajes recomendados

ESCRIBE UN COMENTARIO