Lo que te puede causar agacharte mal y tener malas posturas

Se llama lumbalgia o dolor en parte baja de la espalda, aparece cuando tienes una mala postura, cargas objetos pesados de manera inadecuada, usas zapatos incómodos, padeces inflamación de los ligamentos, desplazamiento de vertebras, osteoporosis o hernias discales.
Es uno de los problemas médicos más comunes y altamente incapacitante. Optar por tratamientos convencionales no siempre es efectivo. El alivio eficaz de este dolor y la inflamación que produce tiene en la medicina de origen natural, solución.

¿Por qué la opción natural?
• Es un enfoque más equilibrado al tratamiento del dolor muscular y articular.
• Funciona tratando la inflamación de formas diferentes y complementarias, aliviando el dolor de los síntomas y restableciendo la actividad normal.
• Devuelve a la normalidad con más rapidez que los medicamentos tradicionales (fármacos antinflamatorios no esteroideos).
• Logra los beneficios antiinflamatorios que necesitas, pero sin los efectos adversos de los tratamientos tradicionales.
• Vienen de manera flexible con presentación en pomada, gel o los comprimidos.

Las características de esos medicamentos
• Pueden usarse en combinación con otro medicamento.
• Los comprimidos ayudan a acelerar la recuperación desde el interior de tu organismo; pomadas y gel de fácil posología o aplicación en la zona afectada.
• Son tratamientos naturales que no interfieren con los demás medicamentos.
• Pueden aplicarse, en el caso de los tópicos, en el momento y lugar en que necesite.
• Se utilizan, además de la lumbalgia cuando sufres lesiones musculares y articulares agudas, moretones, artritis, dolor en los tendones y lesiones por distensión repetitiva.
• Pregunta a tu farmacéutico dónde puedes encontrarlos.

Recomendaciones naturales
Otra alternativa para aliviar el dolor muscular en tu zona lumbar consiste en mejorar tus posiciones corporales y hacer estiramientos:
• Siéntate en sillas con espaldar recto, con apoyo para la parte baja de la espalda y que las rodillas estén más altas que la cadera.
• Realiza ejercicios de estiramiento por 10 minutos; levántate de tu puesto de trabajo cada hora para ejercitarte.
• Controla tu peso para que los “kilos de más”, no ejerzan presión en tu espalda.
• Aplica frío en la zona durante las primeras 48 horas para reducir la inflamación a través de bolsas de gel frío. No lo hagas directamente sobre la piel porque te pueden quemar. Hazlo en intervalos de 10 minutos 3 veces seguidas y 3 veces al día. Es decir 10 minutos de frío y 10 de descanso 3 veces consecutivas así cada 8 horas. A partir de las 48 horas debes aplicar calor local.
• Toma vitaminas del grupo B (B1, B6, B12) que ayudan a recuperar la movilidad y a disminuir el dolor.
• Acude a tu fisioterapeuta de confianza para que te aplique masajes en la zona.
• Mantén una dieta equilibrada y previene el sobrepeso.
• Realiza ejercicio físico: pilates, yoga, natación.
• Conduce y siéntate con la espalda estirada y pegada al respaldo.
• Evita cargar objetos pesados y en caso de hacerlo siempre agachándote y llevándolos bien pegados al cuerpo.
• Evita dormir boca abajo.
• Utiliza un calzado adecuado.

 

Fuentes:
-No hay dolor
-Cuando ha forzado demasiado

Mensajes recomendados

ESCRIBE UN COMENTARIO