¿Intoxicado yo? Ni lo sospechaba…

Muchas cosas, personas, alimentos y circunstancias pueden intoxicar nuestra vida; no es sólo lo que comemos, sino también el ambiente en el cual nos movemos lo que puede llevar a que nuestro organismo se intoxique.

Intoxicado Emocionalmente
Uno de los aspectos que puede dañar más el organismo es vivir estresado, triste o con ira, según un artículo publicado en el Diario El Universal, el psicólogo Ricardo Salamanca, especialista en desarrollo personal y familiar de la Universidad Konrad Lorenz, anota que “toda relación debe darle la oportunidad a la persona de perfeccionarse y mejorar” si no está pasando eso, es porque la relación no es sana.

Así que es sano revisar, en nuestro entorno, con quién nos relacionamos, y cómo están nuestras emociones y sentimientos con respecto a esas relaciones.

Por ejemplo, es bien sabido, que una de las razones por las cuales se puede dar la artritis, es por la falta de perdón, ya que el cuerpo permanece tenso durante tanto tiempo y esto hace que las articulaciones se inflamen con el paso del tiempo. De igual manera, otra causa de las enfermedades cardiovasculares es el estrés y el estar dentro de una relación tóxica, bien sea en el área sentimental o laboralmente hablando.

No todos los ambientes laborales son agradables y cálidos, lo que puede generar tanta ansiedad y estrés que te pueden llevar al colapso y propiciar un infarto o un accidente cerebrovascular.

Consecuencias de las emociones tóxicas

  1. Estrés: vivir en estrés constante, altera el equilibrio hormonal del cuerpo y acaba lentamente con las sustancias químicas del cerebro que son necesarias para vivir feliz.
  2. Ira y/o enojo: estas emociones se relacionan con las enfermedades cardiovasculares, trastornos digestivos y las infecciones. Asimismo, generan consecuencias a nivel de hígado, vesícula biliar y son causa de dolor de cabeza, mareos, visión borrosa y confusión mental.
  3. Miedo: vivir con miedo es causa de insuficiencia renal y daño en los riñones, sumado a la sensación que genera de inseguridad y desconfianza.
  4. Angustia y ansiedad: el sistema digestivo y el sistema inmune sufren bastante; el primero genera usualmente el síndrome de intestino irritable, con dolor abdominal, diarrea o episodios muy fuertes de estreñimiento, vómito y varios días de incapacidad. En cuanto al sistema inmune las gripas y afecciones en vías respiratorias altas, se vuelven muy frecuentes. La angustia también trae consigo insomnio, vértigo y cansancio.
  5. Tristeza: los pulmones el corazón y el intestino grueso, son los que más padecen con esta emoción tóxica.

Cómo solucionar las emociones tóxicas
Lo primero es evaluar cómo me afectan esas relaciones (laborales, personales o familiares) y ponerlas en una balanza. ¿Qué tanto pesa esa relación dentro de mi vida?, si es muy importante es necesario buscar ayuda en un especialista, para encontrar el equilibrio que se necesita; si es en el área laboral, evalúa las opciones y trata de hablar con las personas que están causando el ambiente tenso; si no da resultado comienza a buscar trabajo, y elimina esa relación tóxica de tu vida.

Mantener el equilibrio y la paz en las relaciones, es fundamental para que nuestro organismo trabaje armoniosamente, y no tengamos que sufrir tarde o temprano con las consecuencias de una vida emocionalmente afectada por lo negativo de nuestros sentimientos.

Dime cómo vives y con cuántas toxinas convives
El hogar es otra fuente de toxinas, debido a la gran cantidad de químicos que usamos a diario, desde el jabón para lavar la loza, pasando por los limpiadores para los pisos, los aromatizantes para que nuestro hogar huela a fresco y terminando en el uso de dispositivos móviles, todo ello contribuye a que nuestro organismo esté en permanente contacto con sustancias y elementos químicos y electromagnéticos que contaminan nuestro cuerpo. Bien se ha dicho, que en la noche es mejor no dormir con el celular cerca del cuerpo, debido a las ondas que emite.

Así que este puede ser un buen momento para cambiar los hábitos de consumo y de vida dentro del hogar, en la actualidad, existen en el mercado colombiano, detergentes amigables con el medio ambiente, son ecológicos y por tanto, no tienen químicos que afecten nuestra salud; y con los dispositivos móviles.

 ¿Y qué de los alimentos que consumimos?
Los alimentos procesados, son fuente de contaminación para nuestro organismo de manera progresiva; el exceso de materia tóxica puede producir acidosis, la cual, es la acumulación de ácido, que se relaciona con diversos problemas de salud. Nuestro organismo es una máquina perfecta, pero como toda máquina si no le damos mantenimiento y le añadimos sustancias y químicos que no le sirven, se daña.

Por lo anterior comer sano, eliminando la mayor cantidad de alimentos procesados, es la mejor decisión que puedes tomar. Revisa tu dieta, cuánta gaseosa o jugos de caja tomas al día, si amas el dulce, los productos envasados, los enlatados, las carnes embutidas, o quizás los fritos, pues la este tipo de comida es la que tienes que eliminar de tu dieta diaria. Comer sano es, en la medida de tus posibilidades, que consumas alimentos orgánicos, libres de químicos, que endulces con miel, o stevia natural, consume carnes blancas especialmente pescado fresco, verduras y frutas. Adicionalmente cuando revises tus cuentas de mercado te darás cuenta que, comprar frutas y verduras en cosecha es mucho más barato que los jugos envasados o las carnes procesadas.

Sin importar cuál sea la fuente de contaminación de tu organismo, la invitación es a que tomes consciencia de que tu organismo se intoxica, por diversas fuentes, y que es necesario limpiarlo para que nuestros diversos sistemas orgánicos funcionen bien y de esta manera evitemos enfermedades incapacitantes y altamente costosas. En el mercado colombiano existe la medicina biorreguladora que te ofrece alternativas de tratamiento para detoxificar el organismo. Pregunta a tu médico por estas alternativas que te ofrecen opciones de prevenir y vivir una vida sana.

Fuentes:
– Los hábitos que intoxican nuestro organismo.
– Evitá los alimentos que “intoxican” y sentite mejor.
– Alimentos que pudren e intoxican nuestro cuerpo.
– Emociones que más te intoxican.
– ¿Estás intoxicando tu cuerpo?

Mensajes recomendados

ESCRIBE UN COMENTARIO